▷ HELADO de CHEESECAKE | Haztuhelado.com

image

Una cheesecake o tarta de queso es un postre muy popular desde el siglo XX hecho a base de queso crema, azúcar y depende de cómo sea la receta, otros ingredientes como huevos y nata. Todos estos ingredientes se colocan en una capa hecha de galletas trituradas o bizcocho y puede ser preparada en caliente horneándola o en frío, cuajando refrigerado en la nevera con alguna gelatina o similar.

El primer dato corroborado de la tarta de queso proviene de la Isla de Samos en la antigua Grecia, hace 4.000 años. El “alimento oficial” de los atletas que participaban en los Juegos Olímpicos era el queso, ya que era una gran fuente de energía. La primera receta de tarta de queso se debe al autor Ateneo con una receta muy sencilla, tan solo trituraba el queso en una olla de cobre, agregarle miel, harina y se dejaba enfriar antes de servir. Cuando los romanos llegaron a Grecia las tartas de queso se convirtieron en un botín de guerra muy preciado, además comenzaron a modificar la receta, incluyendo huevo y un proceso de horneado entre ladrillos calientes, la rebautizaron con el nombre de libuma y era un pastel que solo se servía en ocasiones muy especiales.

Los Romanos llevaron la cheesecake a toda Europa y el mediterráneo. En cada región la receta se iba adaptando a los gustos y tradiciones locales. Sin embargo, hasta que llego al continente americano (siglo XVIII) por los primeros colonos europeos, la cheesecake no se parecía demasiado a lo que conocemos actualmente.

La adición del queso crema a la receta no llegó hasta 1872 cuando un fabricante quesero de Nueva York trataba de reproducir una variedad de queso francés, por accidente consiguió un queso suave y cremoso que años más tarde distribuyó envuelto en papel de aluminio y vendido en tiendas locales bajo el nombre de Philadelphia Cream. Fue en 1928 cuando la Compañía de Queso Kraft compró esta pequeña fábrica y aún todavía distribuye el queso crema conocido por todos.

En el siglo XX, la tarta de queso se convierte en uno de los estandartes de la cocina norteamericana. Especialmente en las cafeterías y restaurantes neoyorquinos, donde cada establecimiento tiene su propia versión de la receta, aunque la autoría de la versión genuina se le atribuye a Arnold Reuben, un joven alemán que llegó a Estados Unidos para dedicarse a la restauración y que tras ser invitado a una cena donde probó una tarta de queso muy especial no paró hasta conseguir su propia versión, la del cheesecake neoyorquino. Para la elaboración de este helado de cheesecake vamos a usar el famoso y gran conocido “Queso Philadelphia” que nos dará un sabor a queso muy suave y característico de las tartas de queso. Hemos decidido acompañar este helado de tarta de queso con un topping que vemos imprescindible para conseguir recrear en tu boca la cheesecake a cada bocado. Se trata de un crumble de frutos rojos que combinan a la perfección con el sabor del queso.

Esperamos que os guste.

INGREDIENTES CRUMBLE

PRODUCTO CANTIDAD
Frutos rojos 75 g
Harina floja 45 g
Mantequilla pomada 30 g
Sacarosa 30 g
   

PREPARACIÓN CRUMBLE


  1. Precalentamos el horno a 180ºC.
  2. Colocamos los frutos rojos en un molde.
  3. Realizamos una masa con la harina, la mantequilla y la sacarosa formando migas.
  4. Espolvoreamos la masa en migas sobre los frutos rojos hasta cubrir todos.
  5. Horneamos a 180ºC durante 30-40 minutos hasta que esté dorado.

INGREDIENTES HELADO

PRODUCTO CANTIDAD
Leche entera 476 g
Leche en polvo desnatada 12 g
Sacarosa 115 g
Glucosa 21DE 18 g
Dextrosa 73 g
Neutro (Crema) 6 g
Queso Philadelphia 300 g
__
TOPPING
Crumble (preparación previa) 100 g
   

 

PREPARACIÓN HELADO


  1. En un cazo o thermomix en frío se echa la leche y con una varilla removiendo se espolvorea la leche en polvo, la dextrosa, la glucosa y se pone a calentar la mezcla.
  2. Cuando la mezcla llega a 40°C se agrega el neutro mezclado con la sacarosa, se integra bien con la turmix (en caso de thermomix si bates al mismo tiempo no es necesario).
  3. Cuando alcanza los 85°C retirar del fuego y bajar la temperatura a 4°C lo más pronto posible. Cuando baja de 40ºC se agrega el queso y se pasa la turmix.
  4. Se pasa el mix al frigorífico a madurar entre 12-24 horas.
  5. Una vez madurada la base del helado, se pasa la turmix y se mete en la heladera (mantecadora).
  6. Cuando el helado está hecho se saca de la heladera, se echa el crumble y se pasa a un bote o varios botes pequeños (lo que se vaya a comer de una vez) y se pasa lo más rápido posible al congelador (si se dispone de botón de turbo es recomendable activarlo).

 

Si necesitas cualquier ingrediente de la receta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros por el chat o correo.

No products found.

No products found.

Abrir chat
Hola. ¿necesitas asesoramiento?